Llámanos gratis al 900 805 024 | Si ya eres cliente: 900 866 777

He leído y aceptado la política de privacidad

Decesos

¿Por qué contratar un seguro de decesos?

Un seguro de decesos es más importante de lo que piensas. Si no nos crees, hoy en el blog de Seguros B12 os damos la respuesta.

Por Redacción, el 2019-02-27 11:34:34

¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Vota!

Tras el fallecimiento de un ser querido es muy importante realizar el proceso del duelo y no agobiarse con los posibles problemas económicos, los requisitos legales y trámites obligatorios que le quedan al familiar más próximo.

Así, las ceremonias, como los funerales y los homenajes, permiten a amigos y familiares reunirse para apoyar y consolar a las personas más afectadas por la pérdida. Estas actividades sirven para honrar la memoria de la persona que falleció.

Los seguros de decesos no solo garantizan el pago de los servicios asociados al sepelio del asegurado sino que ayudan a realizar la gestión del funeral, de una forma solvente y eficiente. Además, cubrir los gastos del funeral (que no son pocos), no es el único motivo por el que este tipo de seguros es uno de los más contratados en España.

El seguro de decesos también incluye los gastos de gestoría necesarios para para la realización de todos los trámites legales requeridos tras la defunción, los cuales son de vital importancia sobre todo si dan pie a cobrar una pensión de viudedad u orfandad y la herencia.

Según el Informe Estamos Seguros 2017 realizado por UNESPA (Asociación Empresarial del Seguro) el seguro de decesos se hizo cargo de más de 250.000 fallecimientos, una cifra que confirma la confianza depositada por los españoles en este tipo de seguro.

Si aún no has contratado tu seguro de decesos, estas razones deberían ser suficientes para hacerte cambiar de idea:


Ayuda en los momentos más complicados

La muerte de un ser querido es un duro golpe para cualquier persona que la sufre. Ya es demasiado complejo tener que afrontar la pérdida, como para ponerse a pensar en los costes y gestiones administrativas derivadas de la defunción.

En términos económicos, un entierro sencillo puede costar más de 3.500 euros y todo ello en función de la comunidad autónoma en la que se desarrolle el sepelio. Además, si el fallecimiento de la persona ocurre en el extranjero, esa cantidad puede multiplicarse por 10.

Como solución más factible ante los posibles riesgos del día a día, conviene contratar un seguro de decesos que responda por ti y tu familia en un momento tan complicado como la muerte de un familiar. La familia solo tendrá que hacerle saber a tu compañía aseguradora la noticia para que ésta se haga cargo de los principales gastos, trámites burocráticos, traslado y sepelio del difunto.

De esta manera, durante los primeros pasos del proceso de duelo, las personas pueden pasar un tiempo hablando y compartiendo recuerdos sobre el ser querido, no agobiados por todo lo que se les viene encima. De forma que poco a poco vayan adaptándose a los cambios que en su vida va a suponer esa ausencia.


Se ocupa de los trámites burocráticos

Imagen

Organizar el papeleo en un momento tan delicado como la muerte de un ser querido no le agrada a nadie, pero si tienes un seguro de decesos, este tipo de gestiones post mortem pasarán a la historia familiar como un proceso duro y complejo.

Además, desde el primer momento en que se produce la tragedia, y más aún si el fallecimiento es repentino, toca hacer trámites, firmar papeles, realizar llamadas… Si cuentas con un seguro de decesos, éste pondrá a tu disposición un servicio de asistencia legal y tramitará todos los documentos necesarios:

  • Baja en la Seguridad Social.
  • Baja del libro de familia.
  • Inscripción en el Registro Civil.
  • Obtención del certificado de defunción.
  • Elaboración de la solicitud de la pensión de orfandad, viudedad, jubilación o invalidez.
  • Elaboración de la declaración de herederos (en caso de que no la tuviese).
  • Partidas de defunción.
  • Fe de vida.
  • Testamento.


Es un apoyo para la familia

Como hemos recalcado anteriormente, un seguro de este tipo sirve para ayudar a las familias y personas más allegadas a superar un momento tan duro como es el fallecimiento de un ser querido. Por su parte, las aseguradoras resuelven rápida y eficazmente todo lo necesario: cuestiones legales derivadas de la defunción y gastos administrativos relacionados con el funeral. 

Sin embargo, no todas las personas afrontamos un duelo de la misma manera. Está bien sentir dolor por algunos días, semanas o incluso más tiempo. Cada persona y situación son diferentes. El proceso de duelo lleva tiempo y, algunas veces, el dolor puede volverse más intenso que otras.

Imagen

A la hora de contratar un seguro de decesos es conveniente no escatimar en gastos, puesto que ya es suficientemente difícil afrontar el duelo y seguir adelante, como para tener que pensar en aspectos económicos y legales.

Por este motivo, es aconsejable contratar la cobertura de asistencia psicológica en el seguro de decesos que ofrecen algunas entidades aseguradoras. De esta forma, tu familia tendrá un equipo de psicólogos altamente cualificados encargados de apoyarlos en todo lo que necesiten en el proceso de duelo.


Asegura la repatriación

Si tú o algún miembro de tu familia os veis obligados a vivir en el extranjero o sencillamente os gusta viajar, este seguro podría ser de gran ayuda en caso de necesitar el servicio de repatriación.

No es agradable pensar en el futuro de esta forma. Sin embargo, los accidentes ocurren todos los días y, en ocasiones en lugares lejanos. Por esta razón, contratar un seguro de decesos que te proteja a ti y a tu familia, os evitarán los costosos trámites burocráticos a los que hay que hacer frente.

Además de la burocracia, la compañía aseguradora también se hará cargo de los gastos derivados de la repatriación, que dependiendo del lugar donde ocurra, puede ser más o menos caro.

El precio medio de la repatriación de un cuerpo a su país de origen es de unos 3.000 euros, a los que habría que añadir los costes del entierro y otros detalles. En total, una situación como esta podría ascender a los 5.000 – 8.000 euros.


Evita pagar el entierro de golpe

Una de las teorías más extendidas en torno al tema de los seguros de decesos es que con las cuotas mensuales se acaba pagando más por el funeral de lo que habría costado en realidad. Pero realmente esto no funciona así, solo hay que echar un vistazo al precio de los entierros en España para empezar a considerar este tipo de seguro como una inversión.

El coste de un entierro básico sin un seguro de decesos es de unos 3.500 euros. Si optamos por un servicio algo más organizado y con determinados extras, estaríamos hablando de unos 6.500 euros, y de ahí en adelante. Además, si fuese necesaria una repatriación, como decíamos en el punto anterior, esa cantidad ascendería 3.000 euros más. Y todo ello dependiendo de la Comunidad Autónoma donde se organice el funeral, puesto que el precio varía en cada provincia.

Si en vez de pagar el seguro de decesos lo ahorras, podrías encontrarte con varios problemas:

  • No poder hacer frente al pago por falta de fondos.
  • Los herederos no podrían acceder a los fondos hasta que se terminen los trámites y el pago del Impuesto de Sucesiones (aunque sea a tasa 0%). Esto significa, que se tendrá que afrontar el pago en su totalidad y después esperar el reembolso.

Como ves, la opción del ahorro no significa que vaya a ser más ventajoso para tu familia.


Te protege en caso de accidente

Algunas aseguradoras tienen como garantía opcional en el seguro de decesos, una cobertura que es realmente útil. Se trata de la cobertura de fallecimiento o Invalidez Absoluta y permanente por accidente.

En caso de sufrir un accidente (caerse por las escaleras, un accidente de coche…) y como consecuencia de este, la seguridad social declare tu situación como una invalidez Absoluta y Permanente,  el asegurado cobraría el capital estipulado como indemnización.

También puede ocurrir que el tomador del seguro te haya puesto como beneficiario, y en caso de muerte por accidente, recibirás la indemnización correspondiente. En cualquier caso, una cobertura por accidente debe estar en la lista de imprescindibles de tu seguro de decesos.

Si como consecuencia del accidente el asegurado falleciese, sería el beneficiario quien cobraría el capital de la indemnización. Esta cobertura es muy aconsejable para padres por debajo de los 45 años de edad con hijos pequeños, ya que es una manera muy barata de ampliar la seguridad de la familia a un precio muy asequible.

En el siguiente gráfico te mostramos como una parte muy importante de los fallecimientos en edades “jóvenes” se produce por accidente y el seguro de accidentes es más barato que el seguro de vida.

Imagen

Fuente: INE. Elaboración por parte de nuestras expertas en seguros. 

×
¿Quieres más información
sobre seguros de decesos?
Llámanos al 900 805 024900 805 024
¿Tienes dudas? Habla con un asesor
×
Llámanos gratis al 900 805 024 o te llamamos nosotros